domingo, 19 de mayo de 2013

VIOLENCIA DE GÉNERO. SU RELEVANCIA EN EL ÁMBITO EDUCATIVO

La labor del educador social en este ámbito es
Educación social contra  la violencia de género
Educación social contra
la violencia de género
importante, pues la violencia de género no es un problema nuevo, pero sí lo es su visibilidad. En los últimos años, afortunadamente, se ha tomado conciencia de la magnitud del problema y se intenta extrapolar más allá de lo que se consideraba en entorno íntimo de la familia o el conflicto de parejas.



Texto: Suzanne


Las administraciones toman parte, la educación también, en paliar y prevenir este daño contra la mujer. La Ley Andaluza de Medidas de Prevención y Protección Integral contra la Violencia de Género establece el apoyo a las asociaciones de mujeres y a otros colectivos dedicados a la erradicación de la violencia de género que lleven a cabo programas de prevención y sensibilización. 

Se han realizado muchas investigaciones sobre la violencia de género, anualmente se realiza el informe que sirve de base para el análisis, pero sobre esta toma de conciencia queda mucho trabajo por hacer, tanto en el campo de la prevención como en el de atención a las víctimas, que incluye aspectos de la educación social para mejorar la situación de estas personas. 

Para la prevención y erradicación del problema, hacen falta planes integrales y coordinados, que son responsabilidad de los poderes públicos. Sin embargo el tejido asociativo y las ONG tienen mucho que aportar en el terreno de la intervención práctica. 

Por otro lado, el último informe internacional del Centro Reina Sofía sobre materia de violencia de género, recalca la importancia del problema educativo, no sólo desde el ámbito escolar en la eliminación de sexismos, sino en la incidencia de los estilos parentales que dan en suma lo que se considera una “mala educación”. Los estilos parentales inadecuados unidos a los micromachismos son generadores de personas más agresivas, como se recoge en la introducción de dicho informe. En este sentido, el educador abarca un amplio espectro de posibilidades para evitar la violencia de género, tanto en el ámbito social, institucional, de familias, o con los colectivos afectados y los hijos de las víctimas. 

El tema de la violencia de género, se puede abordar con acciones de prevención o de tratamiento, como mencionamos ya en otros artículos. 


· Prevención: “Ésta depende de un largo y complejo proceso de sensibilización de la sociedad y del compromiso de sus actores para eliminar las inequidades que facilitan la violencia de género”. (Alleyne, G., 2000). En la prevención podemos informar e ir trabajando con objetivos sobre los conceptos básicos de igualdad: Sexo-Género, estereotipos y roles de género, micro machismos que pasan desapercibidos en lo cotidiano, etc. 

En este sentido se pueden tomar dos vertientes: educación en instituciones educativas y el informativo: ayudar a que la sociedad conozca las desventajas del modelo patriarcal dominante y las ventajas de una sociedad igualitaria para hombre y mujeres e identificar la desigualdad entre hombres y mujeres como una de las causas de la violencia de género. 

Una vez que se sabe que la violencia de género es una conducta aprendida socialmente, se puede modificar desde la educación y por supuesto desde la familia, que es un agente de socialización tan importante como la escuela. Hay que desmontar creencias erróneas sobre el amor dependiente en las relaciones de pareja, identificar conductas de abuso psicológico que conducen a este tipo de violencia sin que la víctima se vaya dando cuenta. 


· Tratamiento: Otro tipo de acciones para paliar la violencia de género son las referidas al tratamiento de la mujer maltratada. Este trabajo supone un reto profesional mucho más complicado, porque se trata de dar apoyo directo a estas personas. En este sentido, debemos tener en cuenta que la mujer maltratada, es una persona que se ha adaptado a la situación aversiva que la asedia. Minimiza el dolor y distorsiona cognitivamente la forma de ver el mundo y a sí misma. Son personas que desarrollan síntomas de estrés postraumático, depresión, rabia, poca autoestima, sentimientos de culpabilidad y degeneración de funciones físicas en distintos ámbitos que puede terminar incluso en adicciones, dificultades de relación, etc. 

En este tipo de intervención hay que tener en cuenta a los y las menores, incluso, cuando no hayan sido víctimas  de maltrato físico, sufren igualmente de maltrato psíquico y emocional que afecta a su desarrollo.

"El Educador Social ha de estar en posesión de los conocimientos científicos y humanos necesarios para actuar desde laperspectiva socioeducativa con personas en riesgo o en situación de vulnerabilidad social que requieran de acompañamiento social" (Hernández, C.,2012:2). 

En este contexto encontramos educadores en las casa de acogida, en servicios de atención social de atención a las víctimas de violencia de género. Su figura está perfectamente delimitada en la relación de puestos de trabajo. 

En cuanto a las funciones serían intervención en casos de emergencia, acompañamientos asistenciales cotidianos a la víctima, como trámites, asesoramientos, otros como la supervisión de su formación, seguimiento de la intervención, fortalecimiento de la relación de ayuda con la mujer y sus competencias sociolaborales, anticiparse a las crisis y hacer de mediador, reconstruir sus vínculos sociales, y desarrollar acciones socioeducativas para que maneje los recursos asistenciales disponibles para ella, entre otras.

Por lo que las acciones  irían relacionadas con la mejora de las aptitudes y actitudes de estas mujeres para combatir estos síntomas, con ayuda del equipo psicosocial, para conseguir una mejora y que participen en la vida ciudadana mejorando su autoestima, su autonomía, despertar su interés perdido y conseguir su inserción en el mundo laboral, etc.

Debemos abandonar la creencia de que existe un único perfil de mujer, sumisa incapaz de salir del proceso o denunciar. A pesar de la problemática expuesta hasta aquí, el proceso de recuperación es posible con ayuda profesional y favoreciendo algunos factores impulsores.


Fuentes:
ALLEYNE, G. (2000) Violencia contra la mujer. Prólogo. Revista Género y  equidad en la Salud. Publicación ocasional nº 6. Harvard Center for  population and Development Studies, Harvard School of Public. Fecha de consulta 07-03-2013

HERNANDEZ,C. (2013). Funciones del educador social en materia de violencia de género. Fecha de consulta 07-03-2013. RES nº 14 de enero 2012.
Licencia de Creative Commons
VIOLENCIA DE GÉNERO: SU RELEVANCIA EN EL ÁMBITO EDUCATIVO by Susana Menéndez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://mujeresnelmundo.blogspot.com.es/2013/05/violencia-de-genero-su-relevancia-en-el.html#more.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mujeresnelmundo.blogspot.com.es/.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Puedes escribir aquí tus comentarios. Intentaré contestar lo antes posible.

PRÓXIMOS EVENTOS

IX ENCUENTRO ANUAL ESCALADORAS F.E.D.M.E. y
II Encuentro de Escaladoras F.A.M.

21, 22 y 23 de Octubre de 2016 en Espiel, Sierra Morena

IX ENCUENTRO INTERNACIONAL MUJERES SINGULARES: Mujeres en el deporte. Una retrospectiva para el futuro. Teléfono contacto: 626603804. Organiza Fundación María Laffitte, en Sevilla los días 20 y 21 de octubre. Inscripciones

¿No encuentras lo que buscas? Revisa en todas las publicaciones pulsando el menú derecho


También puedes buscar en el directorio DMOZ
Mujer y Género


Copyright@Suzanne. Puede usar los textos sin alterar, para usos no comerciales, citando las fuentes. Imágenes del tema: friztin. Con la tecnología de Blogger.